Sabes que te encanta el sabor del café, y como te despierta por la mañana o te proporciona el final perfecto para una estupenda comida. Conoces tu manera favorita de tomarlo, y disfrutas del aroma, el sabor y el placer de una humeante taza de café. Pero en realidad ¿cuanto sabes sobre el café? Aparte de la dosis de cafeína,  hay muchos otros beneficios del café que a menudo se pasan por alto. La historia del café es fascinante, pero es también una que mucha gente no conoce.  Aquí averiguarás diez cosas increíbles que no sabías sobre el café, y que te harán sentir incluso mejor la próxima vez que tomes un sorbo.

1. ¡El café es bueno para tú salud!

No solo te ayuda a despertar y a ser más productivo, también se ha comprobado que el café es de hecho bueno para la salud. El café es una fuente fantástica de antioxidantes, que ayudan a proteger tus células contra el envejecimiento y mantiene tu cuerpo a salvo del cáncer, problemas cardíacos y del envejecimiento prematuro. Quienes toman café a diario tienen un 40% menos de riesgo de desarrollar cáncer de hígado, una incidencia un 11% menor de falla cardíaca, una tasa un 42% menor de desarrollar diabetes tipo II, así como presentar casos reducidos de ciertas enfermedades auto-inmunes.  El café puede también puede aumentar la función hepática entre los que toman alcohol, lo que reduce la tasa de cirrosis en un 22%, y reduce la muerte por cirrosis en un 66%. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson y la severidad de los del Alzheimer también se pueden reducir con el consumo regular de café. Así pues ¡bebe por tu salud!

2. El café es el segundo producto más comercializado del mundo.

Justo por detrás del petróleo y por delante del gas natural, el café se comercializa en todo el mundo. Europa y los Estados Unidos son sus mayores consumidores, y la mayoría de la producción procede de Sudamérica y África. ¡A diario se consumen más de 2.25 billones de tazas de café en el mundo! Antiguamente el café era concebido como un cultivo colonial comercial, y lo cultivaban siervos en grandes plantaciones de clima tropical. Hoy la situación ha cambiado dando lugar a cultivos de café en granjas dirigidas por familias,  pero la producción de café todavía conlleva una gran cantidad de trabajo. Hay aproximadamente 25 millones de trabajadores del café en todo el mundo, y 11 millones de hectáreas de cultivo distribuidas por todo el globo están dedicadas a la producción del café. Con tanto trabajo invertido en la bebida favorita del mundo, es importante crear y mantener unas condiciones de trabajo justas tanto para los granjeros como para los trabajadores. Después de todo ¿que haríamos sin café?

3. El café crece en bayas. Bayas de Café

La mayoría de la gente no está segura del aspecto que tiene un grano de café antes de que esté listo para su compra. Todo el café empieza siendo una baya roja brillante, a menudo llamada “cereza de café”. Y además el café crece en árboles, lo que sorprende a mucha gente. Los árboles pueden alcanzar hasta 9 metros de altura, pero la mayoría se cultivan de modo que crezcan solamente hasta un metro de alto para hacer más fácil su recolección.

4. El café no siempre fue una bebida.

La gente ha estado consumiendo café durante siglos, pero no siempre de la misma manera. Originalmente, la tribu Oromo en Etiopía molía los granos de café y los mezclaba con grasa, luego los comían como barritas energéticas. Cuenta la leyenda que un hombre llamado Kaldi, un pastor de cabras, descubrió el café cuando se dio cuenta de que sus cabras se mostraban más vivaces cada vez que comían las bayas de un determinado árbol. Kaldi se lo dijo al abad del monasterio local, quien elaboró una bebida con las bayas la cual él decía que le ayudaba a mantenerse despierto para las plegarias nocturnas. Muy pronto todos los monjes empezaron a consumir granos de café y las noticias se difundieron a la Península Arábiga. Más tarde, en torno al año 1000 AC, los mercaderes árabes trajeron los granos de café de Africa. Empezaron a hervir los granos, creando una bebida llamada “qadwa” que hoy día significa “café” en árabe, y el resto es historia.

5. El café es bueno para el rendimiento laboral.

Los estudios muestran que la gente que toma café está más relajada y por lo tanto más centrada en su trabajo. La cafeína contenida en el café ayuda a mantener el estado de alerta, lo que mejora los resultados y el estado de ánimo. De la misma manera, el café es útil cuando se estudia ya que mejora la atención y mantiene la mente despierta, lo que hace que aprender resulte más fácil.

6. Atletas lo toman.

Aquellos que se dedican a la práctica de deportes de competición deberían empezar a beber, ya que tomar café antes de un acontecimiento deportivo mejora la resistencia y aumenta el ritmo cardíaco, a la vez que minimiza cualquier dolor que se detecte durante el esfuerzo, lo que permite seguir adelante. El café se absorbe rápidamente, y los máximos de nivel en sangre se encuentran entre 45 minutos y una hora después de su consumo, mientras que sus efectos pueden durar desde cuatro hasta doce horas.

7. El café reduce el estrés.

El café hace que te sientas menos estresado, ¡y ni siquiera tienes que tomarlo para que los efectos empiecen a notarse! Solo con oler el aroma de una taza de café se reduce el estrés, según un estudio de la Universidad Nacional de Seúl. Los investigadores han estudiado el cerebro de ratas estresadas por falta de sueño, encontrando cambios en las proteínas del cerebro relacionadas con el estrés, en las ratas que fueron expuestas al aroma del café. Por tanto, respira hondo mientras mueles los granos y deléitate con el aroma del café antes de tomarlo.

Written by grupomasbtl